La oficina de Alejandro Fernández dio un adelanto (cerca de US$7 millones) a Luis Miguel, el cual no fue devuelto después del incumplimiento del acuerdo.