La investigación determinó que el pelotero fue el culpable del choque, y era quien iba manejando bajo la influencia del alcohol.